Portada (Ingles)

Las cuestiones

Sobre Justicia

Contáctenos

 

JUSTICIA
Dignidad, Respeto y Derechos Humanos

Esta página web ha sido creada, mantenida y traducida por voluntarios

VERSIÓN EN ESPAÑOL EN CONSTRUCIÓN

Contáctese con la web master


LAS CUESTIONES

El Programa para los Trabajadores Agrícolas Temporales


Los trabajadores temporales pioneros fueron jamaicanos, que comenzaron a venir en 1966 con el Programa para los Trabajadores Agrícolas Temporales, conocido como SAW (sus siglas en inglés). En 1974, se extendió el programa a los trabajadores mexicanos. Después de eso también se unieron trabajadores de Trinidad, Tobago, Barbados y la Organización de los Estados Caribeños del Este (OECS, en sus siglas en inglés). El programa SAW es un acuerdo entre Canadá y los países de origen de los trabajadores temporales. Este acuerdo determina los derechos y las responsabilidades de los trabajadores y de sus patrones. Este programa esta autorizado por el gobierno federal a través del Departamento de Recursos y Desarrollo Humano de Canadá (HDRC, en sus siglas en inglés) y es administrado por el Servicio de Administración de los Recursos Agrícolas Extranjeros (FARMS, en sus siglas en inglés). Los patrones piden trabajadores a través de FARMS con la aprobación de HDRC, mientras que los países que proporcionan los trabajadores temporales los seleccionan. Los trabajadores que consiguen la aprobación de los patrones son "seleccionados" y se les pide que vuelvan a las granjas la temporada siguiente. Un trabajador "seleccionado" recibe derechos adicionales que no se les dan a los "no seleccionados" o a los nuevos trabajadores en el programa. El programa SAW opera en Alberta. Québec, Manitoba, Nueva Escocia, Nuevo Brunswick, La Isla del Principe Eduardo y Ontario, que recibe el 90% de los trabajadores. El HDRC está planificando extender este tipo de programa para "trabajadores invitados" a otros sectores: las industrias de la construcción, la hostelería y el turismo por todo Canadá.

Cada año, llegan a Canadá aproximadamente unos 15.000 trabajadores agrícolas temporales del Caribe y México para trabajar en nuestros campos, huertos e invernaderos. La mayoría de los trabajadores son hombres, pero algunas mujeres también participan en el programa. En 2001, 360 mujeres fueron empleadas a través de este programa, y en 2002 el número bajó a 333. Los países participantes son: México; Barbados; Jamaica; la República de Trinidad y Tobago; la Organización de los Estados Caribeños del Este (OECS)-Antigua y Barbuda; la Comunidad de naciones de Dominica; Granada; Montserrat; San Kitts-Nevis; Santa Lucia; San Vincent y las Granadinas. Trabajadores agrícolas indígenas Maya Quiche de Guatemala fueron reclutados para trabajar en Québec por primera vez el verano de 2003. El programa tiene la capacidad de extenderse a través de la incorporación de otros países Centroamericanos.

Se contrata a los trabajadores para cultivar los siguientes bienes: Tabaco ahumado, tabaco negro, enlatado / procesado de comida (frutas y verduras), viveros, cultivo de verduras, cultivo en invernaderos, recolecta de fruta (incluyendo la manzana) y cultivo de flores. El salario por hora ha subido a 7.50 dólares canadienses la hora en todas estas tareas excepto en el cultivo de flores, en donde el salario por hora es de 7.70 dólares canadienses. La cosecha mecánica del tabaco para ahumar también se paga de otra forma. Por el primer horno que se llena en un día se le paga a los trabajadores 75 dólares y a partir de este momento el resto del día se les paga por horas. La cosecha del tabaco negro tiene un salario por hora de 8.80 dólares canadienses.

Problemas

Los trabajadores temporales son forzados a soportar unos sacrificios increíbles en Canadá. Deben llevar a cabo un trabajo rural riguroso y a menudo peligroso que muy pocos canadienses quieren hacer. Con dolor se deben separar de sus familias para ir a vivir, aislados, en áreas rurales. Miles de familias caribeñas y mexicanas dependen del programa SAW para poder vivir. La reestructuración global producida por los Programas de Ajuste Estructural impuestos por las instituciones financieras internacionales como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial y los acuerdos de libre comercio como el Tratado de Libre Comercio (NAFTA, en sus siglas en inglés) han devastado las industrias nacionales y, especialmente, el sector agrícola de los países de origen de los trabajadores migratorios. La mayoría de los trabajadores que participan en el programa SAW son campesinos que han sido desposeídos de sus tierras o pequeños granjeros, en lucha por mantener su situación, de regiones rurales pobres que son forzados a migrar para poder ganar un salario que les permita sobrevivir.

Canadá ha obtenido un provecho inmenso del apuro en el que se encuentran los campesinos del sur. Los bajos salarios que cobran los trabajadores migrantes han hecho proliferar una industria agrícola multimillonaria en Canadá. No obstante la importancia de los trabajadores migrantes para nuestra economía y producción de alimentos, éstos se encuentran entre las fuerzas laborales más marginadas de Canadá. Los trabajadores migrantes deben enfrentarse a cuestiones y problemas que el programa SAW no resuelve apropiadamente. Muchos trabajadores son reticentes a plantar cara por sus derechos porque es mas fácil para los patrones regresarlos a sus paises (viaje que debe ser pagado por los trabajadores mismos) en vez de tratar las preocupaciones y los problemas que ellos les plantean.

El miedo y la estructura del programa SAW (por ejemplo, que no exista ni la posibilidad de recurso contra las decisiones patronales ni un control efectivo de que se cumplan los términos del contrato) silencian la lucha de los trabajadores migrantes. Algunos trabajadores nunca vuelven a trabajar para el programa por los malos tratos recibidos, mientras que otros optan por pedir otra granja, pero aun asi ellos no reciben ninguna garantía de que mejorará el trato que reciban. Otros se callan por miedo a ser expulsados del programa definitivamente. Al mismo tiempo, hay muchos trabajadores que quieren luchar por sus derechos y están preparados a afrontar las posibles repercusiones que esto les conlleve.

En las numerosas visitas para conocer las comunidades migrantes que hemos hecho, hemos oído repetidamente frases vigorosas como: "¡Nos tratan peor que a los animales!". Otras preocupaciones importantes que hemos oído de los trabajadores migratorios incluyen:

-Trabajar de 12 a 15 horas diarias sin cobrar ni por las horas extras ni por los días festivos.
-Denegación de los descansos necesarios.
-Uso de productos químicos y pesticidas peligrosos sin ninguna protección o equipo de seguridad y sin haber recibido formación sobre cómo usarlos debidamente.
-Estar embutidos en habitáculos no habilitados para la vivienda de humanos, con un sistema de alcantarillado deficiente y con unos servicios inadecuados.
-Sufrir el racismo directo de la gente del pueblo, que en algunos casos se convierte en altercados y agresiones físicas.
-La aguda discriminación salarial que sufren los trabajadores agrícolas migratorios en comparación con los no-migrantes por realizar el mismo trabajo.
-Deducciones injustas del cheque salarial, como el EI Seguro de Empleo y otros servicios a los que los trabajadores migratorios no tienen acceso.
-Atención y servicios sanitarios inadecuados.
-Estar excluidos de la legislación básica sobre derechos humanos, como la Legislación sobre Salud y -Seguridad en el Trabajo y de la mayoría de los aspectos de la Ley de Estándartes Laborales.
-Prohibición de negociación colectiva y de sindicación.
-Imposibilidad de pedir la residencia o de obtener oportunidades educacionales para sus hijos, a pesar de haber trabajado en Canadá por muchos años (ya que gran parte de los trabajadores vienen año tras año).
-Inexistencia de un proceso de recurso de apelacion contra la repatriación de los trabajadores promovida por los patronos.
-Existencia de barreras para acceder a servicios esenciales por impedimentos lingüísticos y situacionales (por el aislamiento en el que se encuentran).
-Imposibilidad de acceder a una formación básica de Inglés como Lengua Extranjera (ESL, en sus siglas en inglés).

SOBRE JUSTICIA


Quienes somos

Justicia para los Trabajadores Migrantes (Justicia for Migrant Workers-J4MW) es un colectivo político sin ánimo de lucro de voluntarios formado por activistas comprometidos llegados de varias procedencias (incluyendo activistas laborales, educadores, investigadores, estudiantes y jóvenes de color), situado en Toronto, Ontario, Canadá. Llevamos a cabo este trabajo y lo compartimos con nuestros compromisos personales y con numerosas otras luchas por la justicia social.

J4MW trabaja por la promoción de los derechos de los trabajadores migratorios caribeños y mexicanos que participan anualmente en el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales Caribeños y Mexicanos (conocido como SAW) del gobierno federal de Canadá. El colectivo J4MW está motivado por relaciones de confianza, experiencias compartidas y lecciones aprendidas de los trabajadores agrícolas migratorios en el curso de más de tres años de trabajo comunitario en las zonas rurales de Ontario. Como aliados, activistas y amigos, creemos que los trabajadores migratorios merecen trabajar con dignidad y respecto!

¿Qué hacemos?

-Nos comunicamos con la comunidad de trabajadores migratorios en las zonas rurales de Ontario.
-Promovemos que los canadienses tomen conciencia de la situación de los trabajadoresmigratorios.
-Documentamos las quejas de los trabajadores, las condiciones de habitabilidad de sus viviendas y sus sugerencias para mejorar el programa SAW.
-Investigamos las características del trabajo agrícola temporal en Norteamérica.
-Ejercemos como grupo de presión al gobierno para que cambie las características del programa SAW.
-Construimos coaliciones comunitarias con organizaciones similares por toda América.
-Informamos a los trabajadores de sus derechos.
-Ayudamos a los trabajadores a solucionar sus problemas relacionados con el trabajo o con la vivienda.
-Proporcionamos a los trabajadores los medios y la autoconfianza necesaria para reivindicar sus derechos.
-Hemos emprendido un proceso de formación sobre las cuestiones legales que afectan a los trabajadores migrantes.

Principios y objetivos

-Construir un movimiento y una campaña que tengan sus bases en las experiencias de los trabajadores, que incluyan a los trabajadores y que, en última instancia, sean conducidas por los trabajadores mismos.
-Cuestionar continuamente nuestras concepciones previas y nuestros privilegios.
-Conectar las luchas de los trabajadores migrantes con los procesos de globalización, ajuste estructural y desplazamiento de las comunidades rurales.
-Asumir un compromiso a largo término para llevar a cabo este trabajo.
-Ser responsables ante los trabajadores.
-Llevar a cabo los compromisos que adquirimos.
-Crear un movimiento sostenible con la promoción de alianzas con otros grupos y con las comunidades donde viven los trabajadores.
-Llevar a cabo nuestro trabajo de una forma que construya y preserve relaciones de confianza con los trabajadores.
-Reforzar la capacidad, las habilidades y la autoconfianza de los trabajadores.
-Mejorar nuestra propia capacidad y conocimientos como organizadores comunitarios voluntarios.
-Construir una mejor comprensión de los procesos históricos del trabajo temporal migratorio y de los trabajadores migrantes temporales en Canadá.
-Incluir un análisis de género, clase, raza y lugar de origen en nuestro trabajo.

Nuestra historia

En abril 2001, un grupo pequeño, cuyos miembros habíamos estado asociados con anterioridad con el movimiento laboral, viajamos a Leamington, Ontario, para investigar una seria disputa laboral entre los trabajadores migrantes mexicanos y sus patrones. La disputa laboral había dado lugar a la repatriación antes de tiempo de más de 20 trabajadores. La identificación de algunos trabajadores de la granja en cuestión fue una tarea bastante difícil debido al miedo y a la falta de confianza entre nosotros. Sin embargo, algunos trabajadores de otras granjas vociferaron con muchas ganas una plétora de problemas y preocupaciones.

La respuesta de los trabajadores a esta misión investigadora fue abrumadoramente positiva. Los trabajadores explicaron que muy raramente tenían una oportunidad para ser oídos y que sus luchas diarias eran ignoradas. A través de varias misiones investigadoras en Leamington y de comunicacion con trabajadores migrantes caribeños en otras áreas, se nos mostró claramente que los trabajadores agrícolas migrantes estaban siendo gravemente desatendidos por la sociedad canadiense. La organización de grupos de base llamó la atención de varios funcionarios gubernamentales y la documentación recopilada por los voluntarios conformó la base del Informe sobre los Trabajadores Agrícolas Temporales en Canadá 2001; informe que fue presentado al Ministerio de Trabajo.

Establecer relaciones de confianza y contactos con varias regiones del Ontario rural nos convenció de la necesidad de continuar organizando esta comunidad en las zonas rurales de Ontario. En el verano de 2002, formamos Justicia for Migrant Workers (J4MW). Esperamos poder ampliar nuestro trabajo y contribuir a la creación de un movimiento fuerte de los trabajadores agrícolas a partir de la unión de los trabajadores participantes en el SAW y el resto de trabajadores agrícolas.

Colaboradores comunitarios

J4MW trabaja mucho con Consuelo Rubio, del Centre For Spanish Speaking Peoples (Centro para la Gente de Habla Hispana). También colaboramos con ENLACE (Conexión Comunitaria) Inc. Nuestras actividades y acciones para conseguir fondos han recibido el apoyo, entre otros, de Alternative Grounds; The Toronto Women's Bookstore; Toronto Hispano; CKLN; CHRY; CERLAC; OPIRG York; Black Youth United; The Centre for Anti-racism Studies (OISE-UT), Canadian Chiapanecan Women for Justice.

Contactese con nosotros

Justicia for Migrant Workers
P.O. Box 1261 Station K
Toronto, ON, Canada
M4P 3E5

http://www.justicia4migrantworkers.org
info@justicia4migrantworkers.org

Buzón de voz / buscapersonas: 416.329.6844

Inscribase a nuestra lista electronica:
http://groups.yahoo.com/group/justicia4migrantworkers

Ingrese su correo electronico y apresione el tomate: